Cuidamos tu salud, empezando por tus encías.

Encías sanas: ¿cómo revisarte tú mismo las encías en 5 sencillos pasos?

encias_sanas_talavera

¡¡Amemos nuestras encías!!

 

¿Tendré las encías sanas?

Supongo que después de seguir este blog te has planteado alguna vez si tus encías están realmente sanas.

Te propongo hoy que te realices, frente al espejo, un pequeño examen de encías, esta noche cuando vayas a lavarte los dientes.

Sólo te llevará dos minutos y, probablemente, despeje muchas de tus dudas. No es infalible, como lo sería que realmente te revisara un especialista, un Periodoncista, pero puede servirte para aprender algunas cosas importantes de tu boca que solo se conocen si, de vez en cuando, te exploras y miras detenidamente, frente al espejo.

 

Ahí van. LOS 5 REQUISITOS DE UNA ENCÍA SANA:

 

1. La encía sana es ROSA.

Ni roja, ni amoratada, ni marrón. ROSA. Los dentistas decimos que tiene que ser ROSA PALO, pero esto ya son sutilezas. Fíjate, levantándote un poco los labios, como el contorno de tu encía debe ser rosa, en todas partes, incluso entre los dientes. Ahí es donde suelen comenzar los problemas, y los cambios de color y consistencia de la encía, entre los dientes.

2. La encía sana es FUERTE y NO SANGRA.

Las encías sensibles suelen esconder un problema, normalmente inflamatorio (una posible gingivitis o periodontitis). No debe molestarte la encía al cepillado (con un cepillo de dureza media). Prueba a pasar tu cepillo de dientes por las encías, varias veces. Éstas no deben sangrar, nada de nada, ni un poquito siquiera. Prueba ahora con la seda dental. Tampoco con ella te deberían sangrar las encías. Si te sangran al cepillado o con la seda dental, tienes un problema, que tiene fácil solución. ¿Quieres saber por qué te sangran las encías? Este enlace te aportará más información, si la necesitas.

3. La encía sana RELLENA TODOS LOS ESPACIOS.

Si nunca has sido diagnosticado de periodontitis (la piorrea de nuestras abuelas), tu encía debe cubrir toda la raíz de tus dientes. Es decir, que si te observas que la raíz de algún diente ha quedado descubierta, o que existen espacios negros entre los dientes (dónde antes había encía, ya no hay nada), es probable que tengas algún problema en tus encías.

La sensación de que la encía mengua, o de que se ven los dientes más largos, puede ser un signo precoz de problema periodontal. La encía, por sí sola no va a recuperarse y volver a su sitio. Acude a un periodoncista, que es el especialista en encías que puede asesorarte, y te dirá porqué te está pasando eso en tus encías (a eso le llamamos, diagnóstico periodontal).

 

4.  La encía sana PROTEGE la raíz de tus DIENTES y los hace MENOS SENSIBLES.

Unos dientes sensibles pueden ser causa de una encía que no “sella bien” contra la superficie del diente. La función principal de la encía es aislar la raíz de los dientes, para que ésta esté protegida. Cuando la encía está enferma, y no sella bien, los estímulos fríos o calientes pueden llegar a la raíz y causarte sensibilidad dental.

Puedes probar a tomar agua fría o una fruta de la nevera. Algunas personas sufren incluso sensibilidad al aclararse la boca con agua después del cepillado.

Si tienes sensibilidad en tus dientes, puedes estar empezando a tener un problema en tus encías que, solucionado de forma temprana, puede resolver la sensibilidad y devolverte la comodidad  y protección a tus dientes.

 

5. La encía sana suele asociarse a tener un BUEN ALIENTO.

Si tienes problemas de halitosis, o sensación de mal gusto o mal aliento, debes saber que puedes estar sufriendo un problema en tus encías y no saberlo.

Si no sabes si tienes mal aliento, pero lo sospechas, prueba a oler la seda dental después de  usarla entre tus dientes. Esa materia blanquecina que quitas son millones de bacterias que se depositan en la superficie de tus dientes. Esas huelen mal. Las de debajo de tu encía, huelen aún peor, por eso producen mal aliento o mal gusto.

Una completa revisión de tus encías puede identificar si ese mal aliento que notas es debido a las bacterias de la boca y de tus encías, o tener otra causa en el aparato respiratorio o digestivo. Antes que a tu médico de cabecera, pregunta a tu periodoncista por el estado de tus encías, porque podemos ayudarte a resolverlo.

 

Ya lo sabes:

Rosa, fuerte, rellena, protectora y con buen aliento.

Así es una encía sana, con sus 5 requisitos.

 

Y, tu encía, ¿cuántos de estos 5 requisitos cumple?

 

Si crees que tus encías no están sanas, ven a vernos. Pon tu salud en buenas manos.

 

2 Comentarios

  1. enero 24, 2016    

    No sabía que la salud de las encías estaba relacionada con el mal aliento; en verdad voy a tener en cuenta estos consejos. Dicen que la manzana es el mejor alimento para cuidar las encias, así que trataré de comerla más a menudo.

    • PERIO_BLOG's Gravatar PERIO_BLOG
      enero 24, 2016    

      Efectivamente, Alejandro, el mal aliento está producido, en la mayoría de los casos, por una enfermedad infeccioso-inflamatoria en las encías (gingivitis o periodontitis). Aunque las frutas y verduras contienen vitaminas y micronutrientes muy importantes para la salud general, lo más efectivo para prevenir los problemas en las encías es una correcta higiene oral: cepillo dental, hilo o cepillos interdentales y, en ocasiones, el empleo de un antiséptico incluido en tu pasta de dientes o como colutorio. Todo con el objetivo de mantener limpia de bacterias la superficie del diente.
      La manzana, por ser un alimento duro, ayuda a esta limpieza mecánica del diente, pero no es suficiente. Tenemos que seguir empleándonos a fondo con nuestro cepillo ;)
      Muchas gracias por tu comentario!

  1. ¿Por qué son mis dientes sensibles? Todo lo que debes saber on enero 6, 2016 at 1:40 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>